13 mar. 2015

LA MURGA DEL BICENTENARIO Y LOS 120 AÑOS

En el marco del bicentenario del nacimiento de Don Bosco y los 120 años de la fundación de nuestro Colegio, alumnos de quinto año con el acompañamiento de un  equipo de educadores de la Casa, realizaron un “pernocte” el domingo 8 de marzo en preparación al Inicio del Ciclo Lectivo.

Los jóvenes fueron llegando uno por uno a partir de las 19 hs del domingo y recibidos por plurales, enormes y radiantes sonrisas de: la preceptora Edith Manríquez; los preceptores Dante Fraga y Gabriel Abraham; las profesoras María de los Ángeles Márquez y Florencia Tivirolli y el Catequista Rodrigo Gil.

La jornada se extendió toda la noche hasta las 7.00 hs del otro día. En todo este tiempo las chicas y chicos organizados en varias comisiones de trabajo, fueron ornamentando el patio del Colegio con banderines y guirnaldas de diferentes colores, carteles de bienvenida y frases de Don Bosco que se pegaron en la entrada de los cursos.

Del mismo modo pintaron tres enormes banderas que se colgaron en el centro del patio que hacían referencia respectivamente: al Bicentenario de Don Bosco y el lema propuesto por el Rector Mayor, “Como Don Bosco, con los jóvenes, para los jóvenes”; María Auxiliadora, 120 años acompañando la vida de los jóvenes” y la frase con que quiso representarse << la promo del bicentenario>> Te voy a recordar toda la vida porque un amor así nunca se olvida”…

Por otra parte un grupo de chicos y chicas estuvieron ensayando una dramatización llamada “El tour de los años”, para representarla frente a sus compañeros luego del acto formal de Inicio de Año. Esta pequeña obrita caracteriza y recoge diferentes escenas,  del paso de un año a otro durante el tiempo escolar. 

A la par del ensayo de estos “grandes actores”, sin quedarse atrás, un puñado de jóvenes preparaba los cantos y la coreografía con que la “gran murga de quinto” iba a hacer su presentación sorpresa el esperado “primer día de clases”.

Finalmente la última comisión se propuso: “servir a sus compañeros”, estando atentos a sus necesidades (como María en Canaá); preparar un momento íntimo” que incluyó: la proyección de videos elaborados por los chicos, un juego divertido en el que había que marchar vendado por la oscuridad de la noche, un fogón en el que se compartieron los sueños y anhelos para este año, una emotiva carta del preceptor  Dante, y un pequeño concierto de canciones y risas.

Está de más decir que con todo este fondo “con olor a oratorio” el primer día de clases fue para todos “una verdadera fiesta”.  Los alumnos de diferentes años, docentes y directivos quedaron sorprendidos, “de entradita nomás”, por varias chicas y chicas que los recibieron con pulseras de colores, un chupetín y un concierto de gritos jubilosos de bienvenida. Y como si fuera poco al llegar 
al patio se encontraron con un cielo lleno de“banderines de colores”, “paredes vestidas de fiesta” y “el aire cargado de música alegre”.

En este cuadro de fiesta salesiana, inició el acto formal, estrenó la obra de teatro “El tour de los años”, y culminó la alegría con la explosión de la “murga de quinto” que danzaba y cantaba en un verdadero carnaval de bicentenario.
Y como broche de oro “la murga del bicentenario” preparó un desayuno especial para los chicos y chicas de primer año, dejándoles un hermoso recuerdo de bienvenida al ingreso del secundario.

¡Felicitaciones chicos! ¡y que siga la murga…!
Los Directivos y los chicos de 5to les hablan a los alumnos de los Primeros Años
5to y 1ro comparten el desayuno

5tos y 1ros a los pies de la Virgen